El orden de los discursos

Quien habla primero no tiene que ser el menos importante, la clave reside en valorar cuántas personas intervienen en los parlamentos y la huella que dejaremos en el invitado.

El orden de los parlamentos es una de las cuestiones que más negociamos los responsables de eventos y protocolo, en esta Entrada comparto mi punto de vista al respecto y cómo gestiono el orden de parlamentos.

La memoria es selectiva

La memoria es selectiva, y eso conlleva a que se recuerde mejor lo que tiene mayor significación para nosotros. Esto quiere decir que los emisores deben de conocer a la perfección al emisor para amoldar su discurso al mismo, generar engagement y que sea recordado.

El orden de los discursos

Partiendo de premisa de la memoria selectiva, el uso y la costumbre que nos llevan al protocolo dicta que el orden de intervención se realizara de menor (-) a mayor (+) importancia entre las personas que hacen uso de la palabra.

Pero en los tiempos actuales esa fórmula se adapta con el fin de extraer el mejor resultado. A continuación, lo expongo a través de un caso para que se entienda de modo más práctico;

Caso_Ser el primero no significa no ser recordado

Imaginemos que nos encontramos ante una apertura de cualquier congreso, charla, conferencia….etc. en definitiva un acto o un evento que supera los (+) 4 parlamentos. En estos casos, yo siempre apuesto por negociar el 1º puesto, los invitados en los primeros minutos están más receptivos a escuchar, atender e interactuar. En mi caso es más sencillo de argumentar debido que mi función se desarrolla en el ámbito público de un ayuntamiento, donde en el 80 % de las ocasiones nos podemos considerar anfitriones.

En otras ocasiones por tipologia de acto o debido a que las personas que nos acompañan en el turno de intervenciones tiene un alto nivel no se utiliza está acción debido a que se puede interpretar por el público asistente como una debilidad, y se apuesta por el orden protocolario a sabiendas que será más complicado esa interacción, pero en ese caso se trabaja aún más si cabe el argumentario del discurso.

Para parlamentos de 2 o 3 intervenciones, suelo mantener el orden protocolario, aunque también dependerá mucho el timing, importantísimo conocer de cuánto tiempo disponemos para el uso de la palabra.

En definitiva como todos sabemos cada evento o cada acto es diferente al otro, yo recomiendo valorar pros y contras del orden y no ir a la norma estricta ya que en esta profesión no es blanco o negro, A o B, sino que hay toda una paleta de colores y opciones que hay que adaptar y amoldar según los objetivos marcados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .